Skip navigation

Category Archives: Uncategorized

Hace mucho que no cuento nada por aquí, ha cambiado todo mucho y a la vez demasiado poco.

Leo ya tiene 4 años y medio, ya dice palabrotas a propósito o regaña por decirlas, ya ha aprendido a decir “pues me da igual” cuando le dices algo que no le gusta y a hacerme de rabiar cuando quiere.

También sabe cuidarme cuando tengo un mal día, darme mimitos y comerme a besos y cosquillas cuando me ve derrotada y echando pestes del mundo. Además de ser capaz de estar en silencio durante mis aburridas siestas.

Me abruma pensar que es él por completo, recuerdo las trastadas con 5 años, el primer noviete rubio de preescolar, tumbarme a ver las formas de las nubes y saltar en todos los charcos.

Estos 5 años han pasado volando y hemos aprendido miles de cosas juntos. Y me siento muy afortunada de tener un hijo tan completo, es un crack con los videojuegos y con la imaginación, le encantan los adornos de pelo y es un estilista de pro que me dice hasta cómo combinar la ropa interior con los vestidos, se lava los dientes de maravilla y habla por los codos.

Hoy tenía una espinita clavada en un dedo y me ha querido ayudar a encontrarla para quitarla con las pinzas. Después quería seguir él con las pinzas y le he dicho de broma que si me quitaba los pelos del entrecejo a lo Frida que tengo… pues es todo un profesional, me ha ido quitando los pelánganos y limpiando las pinzas en un trocito de papel higiénico. Ha sido un momentazo porque según le iba dando indicaciones él atendía y se aplicaba para hacerlo perfecto sin hacerme mucho daño. Parece de coña, pero ha sido un rato muy bonito de estar tan pegaditos, atendiéndonos tanto y haciéndonos tanto caso.

Últimamente no tenemos muchos momentos de esos, normalmente son tras una rabieta en plan rugidos de animales que acabamos haciendo de la tormenta la calma y queda acurrucado sobre mi mientras hablamos de lo que ha pasado mirándonos a los ojos. A parte de eso, lo más parecido es cuando nos quedamos solos en casa y bailamos con la radio puesta diciendo que esto es una fiesta. El resto del tiempo es una carrera y una lucha contra la tele y los videojuegos que ahora es lo único que quiere, eso y nutella. Y yo soy la mala de la película que quiere hacer otras cosas más aburridas como jugar con la plastilina, pintar con rotus 3D, hacer caretas, construir el barco que sigue a medias, hacer construcciones… ¿Esto no pasaba en 4º de primaria o así? En fin, a este ritmo veo que entra en la adolescencia antes de acabar primaria y se va de casa a los 18, bueno lo último sabemos que en España es una utopía.

Seguimos soñando con unicornios alados, hablando de monstuos buenos y jugando a adivinar animales y cosas. Eso es lo importante, seguir soñando.

Ya han pasado esos 3 meses en Lisboa, balance hiperpositivo.

Empezaré por los peros:

Allí no estaba Leo, nos veíamos casi todos los días por skype para contarnos algo o simplemente jugar a hacer caras en la webcam y decir:

-turuleta

-gallina

-gallina

-turuleta

Estuvo haciéndose pis a todas horas hasta que vino de visita a Lisboa que parece que le calmó suficiente como para no querer hacerse pis encima. Yo iba cada 2 fines de semana, mucho gasto pero compraba lo más valioso, estar con él. Cada visita era un disgusto porque siempre faltaba algo, algo de cuidado para él, esos detalles que sólo yo conozco y que por más que expliqué cómo lavar, suavizar, desenredar y secar el pelo del peque… llego a verle y su cabeza está llena de rastas. O todas esas manualidades que ocupaban nuestras tardes: rotus, pinceles, plastilina, recortar, hacer muñecos, ir a la biblioteca… sustituidas por dibus mientras juega.

La vuelta a Lisboa era demoledora, pero era lo que había elegido y Leo en casa estaba rodeado de amor y cariño aunque yo sea una pedorri y quiera que todo sea como me parece mejor.

Pero no penséis que estaba todo el día pegada al suelo deprimida, sólo tenía 3 meses que iban esfumándose entre mis dedos, así que los exprimí casi al máximo (quería escribir mucho y han sido 3 meses para 3 hojas, aprender y hacer ganchillo e hice 2 flores y un dedal, hacer punto y ni terminé lo que iba a ser un monedero…).

Los 5 primeros días los dedicamos a encontrar piso mientras estábamos en un albergue mu cuqui al final de una cuesta megaempinada, hubo de todo durante esos días (sobretodo desesperación y fiesta) pero encontramos una casa enorme en un barrio de buen ver a 1000€/mes para los 5 que íbamos juntxs. Las habitaciones eran diferentes, así que les dimos diferente precio y las sorteamos… me tocó el maravilloso ZULO ROYAL, el cuarto de la chacha para que me entendáis, más grande que mi cuarto de toda la vida y a 155€/mes con todo incluido… si, chollazo!!!!!! (vale, tuvo sus peros también, que no vienen al caso)

Las 2 primeras semanas tuvimos clases de portugués por las mañanas, luego empezaron las prácticas y madrugar de verdad, a las 7 al principio, luego a las 6:30… IM-PO-SI-BLE, no por la narcolepsia, ni por madrugar en si, por tener mucha vida social y pensar que puedo vivir sin siestas jeje pero en aquel mundo de fantasía, luz y color conseguí sobrevivir haciendo algún escaquéo.

Y siiiiii, mucha fiesta, alcohol con moderación (excepto la última semana que descubrimos un bar de chupitos ^^) y algo de sexo superficial*

Lo mejor, volví una gran familia repartida por toda españa, así que sólo por eso ha merecido mucho la pena vivir esta experiencia y cada una de las personitas que se han cruzado conmigo en el camino me ha aportado algo precioso.

 

 

*Superficial

(Del lat. superficiālis).

1. adj. Perteneciente o relativo a la superficie.

2. adj. Que está o se queda en ella.

3. adj. Aparente, sin solidez ni sustancia.

4. adj. Frívolo, sin fundamento.

5. Añado por que me da la gana, que en lo relativo concretamente al sexo produce el efecto hormonal deseado sin necesidad de mayor gasto de energía. VIVA LA OXITOCINA!!!!

Ayer eché un vistazo rápido a este blog, más tarde a un antiguo diario de tantos que tengo a medias con días sueltos de años distintos.

Tan distintos como yo, de una hoja a otra estaba cambiada, de un día a otro pensaba distinto. Se nota en mi escritura, sobretodo en la de llorar, esas lineas llenas de tristeza que tanto me ha inspirado siempre. Cuando estaba feliz había poco tiempo para pararse a escribir, todo pasaba taaan rápido, y al llegar la tristeza me invadía como un campo de fuerza que me pegaba los pies al suelo, el cuerpo a la cama y el cerebro a la oscuridad creativa de mis lineas.

Empecé a leer mi pasado porque estaba en una especie de bucle maniacodepresivo por segundos, un segundo hiperactivada por la ilusión del mañana y al siguiente hiperaplastada por el miedo del mañana. Sabía que ahí encontraría las respuestas a las preguntas que no había querido hacer.

Soy una evolución poderosa de quién fui una vez, ya poderosa entonces ante lo desconocido del mundo, ante la soledad de la alergia a los cambios de temperatura, ante la difícil aceptación de pasar de la talla 38 a la 50, ante la mismísima narcolepsia y ante la grandiosa maternidad.

Este viernes me iré 3 meses a Lisboa a lo Erasmus de técnica de laboratorio, y Leo se quedará cuidando a mi madre y mi hermano en mi ausencia ;0)

Parece poco, 3 meses, y seguro que se nos pasa volando, pero para Leo el tiempo es información y su cerebro una esponja que guarda todo para el futuro. Le dejo en las mejores manos, pero siguen sin ser las mías. Y aunque me/os parezca mentira me voy preocupada, me imagino lo peor porque lo mejor ya se que será lo que pase. Le dejo empezando el colegio, por suerte son 15 niños en su clase no 20 o 25 como me temía. Son muchos cambios y es un chico independiente, fuerte y sensible. Y no quiero decir esa frase de “a muchos niños les dejan sus madres meses o años para trabajar fuera y no les pasa nada” porque me suena a la de “a mi no me dieron teta y no me pasa nada”.

Espero que estos 3 meses nos hagan crecer a mejor a los dos y que cuando venga con Basi una semanita a verme en Lisboa me de todos los besos de buenos días y buenas noches que me voy a perder.

El futuro es este viernes y no se ni donde dormiré ni donde trabajaré allí. Lo que es seguro es que tendré que evocar a mi Gala interior para no pegarme al suelo algunos días en los que eche de menos a mi mulatito. Y a la vuelta ser capaz de exorcizarla de mi.

Ya sabéis todxs que soy narcoléptica, hoy voy a hablar sobre ello.

Empecemos por mi definición:

Nuestro sistema inmunológico no reconoce como propias a las neuronas que producen hipocretina/orexinas, son los dos nombre de la sustancia que hace que estéis despiertos de día, dormidos de noche, y que durmamos siesta después de comer ya que al subir los niveles de glucosa en sangre desciende su producción. El estrés, en esto y en todo siempre empeora la situación, por lo que nos hace comernos más neuronitas y estar mucho peor, entrando en el circulo vicioso: cansancio-sueño-dormir-terrores nocturnos-insomnio.

Ahora imaginar ese sopor tras un buen cocido, pero constante. Es eso sumado a la sensación de haber estado 3 días de megaparty es lo que se siente sin medicación. Te duermes en clase, en casa, andando, hablando, leyendo, en la disco, con el/la churri, comiendo, meando…

Llegado a este punto, vamos a lo “rarito”: las alucinaciones. Nosotros no dormimos de un tirón toda la noche, principalmente por no pasar por los estadíos del sueño. Vamos derechitos a fase REM casi siempre, y nuestro cerebro no tiene tiempo para descansar porque a estas alturas todxs sabemos que mientras soñamos ordenamos toda la información recibida durante el día. El problema es que a veces tenemos “cortocircuitos” por lo que al dormirnos o despertarnos sufrimos parálisis y vemos los llamados terrores nocturnos. Presencias que nos tocan, susurran, arrastran, aterran, operan… espíritus que más de lo mismo, sesiones de gore, las ovejitas que contamos para dormir trinchándose en vallas que se convierten en espinos… nada agradable como imaginaréis (o sabréis, porque estos trastornos del sueño no son locuras y le suceden a gran parte de la población alguna vez en la vida).

Falta otro problema de la narcolepsia, que no todxs los narcolépticxs sufrimos (yo aún estoy en duda): las cataplejias. La explicación que veo más gráfica es la siguiente, cuando estamos en fase REM soñando no nos ponemos a correr en la cama porque no tenemos tono muscular. En el bulbo raquídeo tenemos un “interruptor” que hace que el cuerpo no se mueva mientras tú vives tus sueños. Ahora va el problema, si ese interruptor está algo estropeado puede dejarte sin tono muscular por emociones fuertes: risa, miedo, ira, excitación, mentir… puede ser total (caerte al suelo) o parcial (la cara, las piernas, etc.). También da yuyu, ¿no?

Pues a pesar de ser cosas que no le pasan a cualquiera, los médicos siguen diagnosticando mal y/o tarde. Mi historia personal es la de una chica que con 15 años tras un verano de lo que pensé que era insomnio, empecé a dormirme en todas partes y me cambiaban los antihistamínicos y me mandaron al lokero (psicólogo) para ver porque era tan vaga, dejada y rebelde. Dejé de ser la loka que iba cada finde a las discos de los polígonos porque además me puse de la talla 38 a la 50 y a ver quien iba a bailar en la plataforma con esa ropa tan horrible que vendían para gordas. Dejé las clases de teatro porque todas las horas que me dormía en clase luego tenía que copiar apuntes para estudiar, acabé repitiendo 3ºESO y 1ºBach, mi madre pensó que dejé lo que más me llenaba, actuar, por algún tipo de situación traumática. El psicólogo informó de que yo era una chica con ganas de estudiar una carrera con un gran intelecto pero con algún trastorno del sueño. Nada bastó hasta que al cumplir los 18 años pude cambiar de médico de cabecera y en la primera visita me mandó al neurólogo. A los 19 estaba diagnosticada y empecé con la medicación. Mi vida cambió por completo, otra vez más.
Aunque suene mal, y yo lo pasara peor aún, hay gente a la que diagnostican depresión o les meten medicación como si estuvieran locxs por las alucinaciones. Yo me enteré hace 2 años de que eran parte de la enfermedad, nadie me preguntó por ellas, y al ver cosas raras desde pequeña nunca dije nada en el médico. Reconozco que los viajes astrales (desdoblamientos los llaman los médicos) se acabaron paulatinamente con la medicación, hasta desaparecer por completo.

Ahora la parte del después:

Medicación, higiene de sueño y valor. No es fácil, ni parecido. He conseguido hacer primero de biológicas, ser madre, dar el pecho 8 meses sin medicación, estudiar un FP superior de técnico de laboratorio de diagnóstico clínico con una nota media de 8.33, he trabajado 2 meses 10 horas/día, trabajo ahora 6h/día, escribo, dibujo, pienso, me divierto, salgo y entro.

Tengo la suerte de ir con mis sueños por delante, vivo en un mundo en el que duermo siesta en el trabajo como el que se baja a tomar un café, en el que duermo siesta en casa de lxs amigxs y no pasa nada, en el que hablo de mis alucinaciones y en vez de asombro encuentro empatía y sinceridad.

Habrá y hay muchas cosas que me diferencian de lxs demás, hay días en los que todo es oscuro y no llego a todo lo que deseo. Pero no conozco a nadie perfecto, a nadie que no se canse, que no tenga días malos y días peores. Y si el mundo te desprecia devuélvele una sonrisa y que le jodan, como en el amor en la vida quien no te valora no merece ni medio segundo de tu tiempo.

Y para terminar decir que nuestra medicación es un sablazo mensual: hasta hace pocos meses casi 1€ la pastilla de Modiodal, tomo 3-4/día = 90-120€/mes. Ahora hay un genérico que cuesta 34€ la caja de 60 comprimidos, así que el precio ahora es de 0.56€/pastilla, tomando 3-4/día = 51-68€/mes. Estos precios con el descuento de la seguridad social ya contado. Yo solo tomo esto, pero hay gente que toma más medicación. Por el momento me basta con medicarme para estar despierta de día.

Espero haber explicado todo lo mejor posible. Aquí os dejo algunos links para quien quiera más y quizá mejor:

http://es.wikipedia.org/wiki/Narcolepsia

http://es.wikipedia.org/wiki/Modafinilo

http://es.wikipedia.org/wiki/Sueño

http://es.wikipedia.org/wiki/Fases_del_sueño

http://www.narcolepsia.org/

http://www.minarcolepsia.com/

http://tengonarcolepsia.com.ar/#

Pd.: Se me olvidó dar un millón de gracias a todas las personitas maravillosas que me han ayudado, comprendido y/o proporcionado información. Y muy en especial a Laura, que desde el principio me ayudó clavandome el portaminas en clase para despertarme y pasándome apuntes cuando el resto prefería pensar que no era más que una floja que pasaba de todo, y a mi pareja, Basi, que desde el principio aguantó mis horarios y siestas que no entienden de calor ni de planes. (Os quieroooooooo!!! :0* Muak)

Ha pasado ya una semana y creo que es el momento de sentarme a escribir sobre esto intentando no meter mi prosapoética-microrelato de por medio.

Leo se fue el sábado pasado de vacaciones a casa de mi hermana, en Málaga, con mis padres y uno de mis hermanos.

He pasado una semana muy intensa de autoconocimiento, autosuperación y reflexión.

Mis planes no eran iguales ni parecidos a esto, eran estar con Basi disfrutando de la soledad en compañía, pero los planes no siempre se cumplen (en mi caso debería haber aprendido que la probabilidad de cumplirlos es ampliamente inferior a la media mundial/universal).

La verdad es que necesitaba esta pausa en mi falsa felicidad. Trabajar, ser madre y narcoléptica cansa más allá de mis límites básicos. Y aquí sigo resistiendo.

Estar sola te permite dormir, recuperarte, oír y ver los videoclips a los que tanto echas de menos. Planear tu vida sin condiciones externas a tus pensamientos. Y escribir, escribir mucho, desahogarte con la complicidad que te da una pantalla de ordenador.

Gracias al cambio de planes he conseguido hacer un planning semanal, incluyendo menú de 5 comidas al día. Todo equilibrado y sano, para mi mente y mi cuerpo.

Quien me conoce sabe de sobra que no soy persona de horarios, de orden ni de limpieza casera. Y a quien no, ya se lo cuento yo. Y que tampoco consigo comer 5 veces al día ni 5 piezas de fruta y verdura por más que lo tenga todo controlado para que Leo si lo haga.

Y ahora, una semana después estoy en ello, baño limpio, cocina con una encimera despejada, dieta mediterránea, mínimo 2 litros de agua al día y despejando el salón.

Me sigue quedando pendiente la habitación de caos que por más que empiece con ella vuelve a su estado natural, pero aún tengo otra semana sin Leo.

Y él, pues encantado de pasar horas chapoteando en la playa, encontró un huevo de tiburón (o manta puede ser, pero él está convencido de que es de tiburón y que las “4 patitas” que tiene son para agarrarse de las ramas de los árboles del mar) y me dijo por teléfono que era un regalo para mi. Nos vimos por el Skype y quería que lo cogiera desde aquí, no creo que dure entero mucho pero estos son los mejores regalos que se pueden pedir: que alguien quiera regalarte su posesión más preciada aunque no pueda.

Hoy a tenido una prueba de límites de las que merecen un castigo, me ha llamado mi hermana para preguntarme que quería que hicieran con él… mientras mi madre dormía la siesta, él no se ha dormido, ha cogido las gafas y las ha retorcido de mil maneras: la patilla a 90º de su postura original, uno de los cristales fuera y la montura deformada por completo, la otra patilla a por uvas también.

Por suerte, han ido con él a la óptica y han podido arreglarlo todo. Antes de eso y tras pensar un ratito en lo que había hecho, sabiendo de sobra que tiene prohibido tocar las gafas de la abuela, ha esperado en la puerta del baño a que saliera para decirla “lo siento” y a la respuesta de “¿Por qué lo has hecho?” respondió un “Porque sí” que dan ganas de enseñarle a decir “por tantear los límites” para que lo suelte en estas ocasiones jeje.

El caso es que le hecho de menos, pero me viene de perlas estas dos semanas de prueba para cuando me vaya 3 meses a Lisboa y tenga que quedarse en casa con la abuela y el tío. Con lo preocupada que estoy por que le entretengan bien (les di una carpeta llena de laberintos, memoris, familias de animales, animales para relacionar con sus hábitats, una plastilina para hacer muñecos y queda seca, etc.), me imagino 3 meses enviando PDF con material para que no le dejen pegado a la tele todo el día y llamando cada día para asegurarme de que le han desenredado el pelo con el suavizante y han corrido con él en el parque.

Como he puesto en mi planning para esta semana (ocupando el enorme espacio que ocupan todas las horas que estoy en el curro, 30 + 7’5 de viaje):

Solo dos semanas y tendré la casa que deseo.

Solo un mes y habré aprendido lo que necesito.

Solo mes y medio y me iré a Lisboa.

Yo soy capaz de esto y más.

Buscando entre mis blogs estaba convencida de haber hablado antes de todo esto, pero parece que no y ya toca.

Ya sabéis que soy atea desde parbulitos (en 1º de primaria pedí no dar religión), también sabéis que la fase del “¿por qué…?” nunca se acabó para mi. Recuerdo preguntar a mis padres que de donde veníamos (ya me habían contado como se hacen los niños pero quería ir al siguiente porque de la lista) y me contaron el génesis: un cuento muy molón de ciencia ficción algo gore (lo de arrancar una costilla y tal), y también me enseñaron un libro en el que se veía la evolución (desde el principio con dinosaurios y todo) y la imagen del mono al ser humano me convenció mucho más que la historia de la manzana (ya hablaremos del significado real de esas representaciones en la biblia).

El caso es que siempre me ha interesado la religión como ese sentido sinsentido para mi, hace unos años hice un curso de árabe culto. No es tan dificil como parece si el profe es bueno puedes aprender rápido y bien lo suficiente como para leer sin entender (la fonética es importante) y contar unas cuantas cosas sobre ti (suficiente para ligar o apañarse un ratito en el zoco). Tengo que reconocer que yo realmente quería estudiar hebreo pero muy complicado y salió este curso que me enganchó.

Luego intenté practicarlo con una vecina muy maja, pero no sacaba tiempo y se fue perdiendo… seguí haciendo los tatuajes de henna y usando un champú con henna… y este año leí el libro La mano de Fátima y me volvió el gusanillo.

Este curso el parque con las mamis me di cuenta de que desde sus perspectivas de su fe (católica y musulmana) no se daban cuenta de cuanta fe común tenían. Y yo desde fuera sigo teniendo una perspectiva analítica con la que me cuesta empatizar en algunas cuestiones clave (aunque reconozco que me siento muy orgullosa de no ser tan radical como de pequeña cuando despreciaba cualquier religión, ahora solo desprecio las instituciones que se aprovechan de la fe de las personas).

Tengo una maravillosa teoría, si en vez de darnos clase de religión/ética en el colegio nos enseñaran respeto y valores nos iría mejor. Luego la religión sería a cargo de tu familia y tu comunidad, pero aún así es parte de nuestra cultura por lo que enseñar los puntos comunes y/o básicos de varias religiones en historia ayudaría mucho a fomentar el respeto. Yo solo recuerdo un año de historia en el que dimos las religiones y sin embargo están tejiendo nuestra historia, más aún si cabe en españa donde fuimos 8 siglos gobernados por musulmanes y convivimos 3 religiones (y los no creyentes que nunca parecen contar en la historia pero siempre hubo).
Seguiré con esto otro día, hay mucho que contar ;0)

Mamá está pluriempleada, ¿quién la despluriempleará? El despluriempleador que la despliriemplee…

Eso debe pensar Leo durmiendo con mi conciencia.

La gente se alegra de que trabaje, yo también, tras un año buscando tengo dos trabajos.

Esto no es vida, no por el cansancio, por no ver a mi hijo de 9 a 21:45 de lunes a viernes.

En Semana Santa agarré con más fuerza las riendas de mi vida y busqué recursos externos que me ayudaran.
Uno fue suscribirme al programa kinder de ALAS para organizar un poco las tardes con Leo, ya sabeis que le encanta aprender y no paramos de jugar y enseñarnos cosas nuevas. Es una gran fuente de recursos (más ahora que no tengo tiempo).
El otro, que iba a cambiar mi vida por completo, fue comprar un libro en pdf: Organiza tu hogar en 30 días de Educarpetas. Llevaba tiempo con el gusanillo del curso del mismo nombre, pero ya sabeis que soy precaria y era más caro.

El caso es que cuando empezaba todo esto me contrataron a primeros de mayo de técnica de educación de 10 a 14h, horario perfecto, cogiendo rutinas, organizando tiempos con Leo, siestas por la tarde, clases de Mates a Juli…
Y el 21 de Mayo empecé en otro curro de 15 a 21h, menos rutinas, siesta en una esterilla, nada de tiempo con Leo, nada de escribir ni dibujar…

Y estabamos tan cerca del orden, tan cerca de ser lxs amxs de la casa…

Aún guardo la esperanza y hasta me hace feliz repasar el baño por la mañana y ver como brillan los grifos.

Ahora puedo decir, con conocimiento de causa, que el dinero no da la felicidad, da comida y techo. Punto.

Jugamos a que vivimos juntos y felices, jugamos a cuidar el huerto que un día tendremos, jugamos a que Leo es Basi y Mamá es Leo, jugando llegará antes nuestro día.

Pd.: Os recomiendo que piqueis en los links que puse, merecen mucho la pena. El libro da acceso a un grupo de facebook para llevarlo mejor y compartir con otrxs el día a día, tendréis una casita ordenada facilmente (aunque ahora esté en plan trinchera).

Ppd.: Conste que no me llevo nada por la publi jeje que son buenos de verdad ;0)

Ayer vi un video de un sintecho que va al tienes talento y cuenta una vida de abandono y superación antes de cantar como si le hubiera poseido Andrea Bocelli:
Nella Fantasia io vedo un mondo giusto, li tutti vivono in pace e in onestà. Io sogno d’anime che sono sempre pien’ d’umanità in fondo l’anima.

Y hoy en un programa sobre la crisis todo se ve horrible, gente sin ayuda, sin trabajo, sin casa…
Y hablaron de la familia y como hace de colchón cuando todo va mal y sobretodo cuando va peor.

Anoche tras la canción me tumbé mirando al techo, cerré los ojos e imaginé un mundo distinto. Sentí que estaba en un dojo japonés, en un magnífico futón blanco con mariposas y orquídeas de colores. Dormí mucho mejor, aunque mal, noté la paz de apreciar lo que tengo en vez de ver un colchón de espuma de 20 años a un brazo del techo.

Para mañana me he propuesto adorar mi colchón familiar infinitamente más, esforzarme más y quejarme menos. Y sobretodo volver a dar besos a todas horas.

No quisiera un día tener que dormir en el frio suelo y tener que venderlos.

A raiz de una pregunta-debate sobre el tema necesitaba escribir un poquito por aquí. Puede ser que cada uno sea totalitario en su verdad, y obviamente ni yo ni nadie piensa que lo es.

Tengo claro que la libertad total es imposible y los límites pueden ser más o menos adecuados para cada madre/padre.
Mi peque tiene solo 3 años asique hay muchas situaciones a las que no me he enfrentado aún, pero hay algunas que no permitiría (aunque me suena supertotalitario).

Nada de discriminación por favor:
Una norma fundamental es respetar a todxs como iguales y valorando la diferencia. Mi hijo es mulato por lo que al menos espero que no sea racista, su padre nigeriano asique espero que no sea xenófobo, yo bisexual con amigxs o conocidxs lesbianas, gays, heteros y trans, asique imagino que no será LGTBfobo, y así seguiría la lista. Pero soy consciente de que puede que un día me venga con comentarios machistas, homófobos, xenófobos… No creo que discutir sobre ello con él y censurarlos sea totalitarismo ya que la libertad acaba donde empieza la del otro. Mucha gente actúa ante la violencia sin pensarlo, y la discriminación lo es incluso más por lo sutil que puede ser a veces.

El otro tema que quería tratar es el vegetarianismo: mi novio es vegetariano, yo omnívora, los dos somos adultos y elegimos libremente. Si por mi fuera no habría explotaciones ganaderas sino granjas a lo Heidi o incluso un sistema mejor en el que no hubiera tanto humano concentrado y se comiera mucha menos carne. Pero no es por mi, y sigo teniendo biología omnívora, en mi infancia se desarrolló todo el potencial de mi flora intestinal y mis mandíbulas. Una cria humana no entiende de ética biológicamente hablando e igual que necesita leche humana necesita más tarde proteina animal. Un vegetariano responsable sabe de las deficiencias de ese tipo de alimentación, y si consume huevos y lacteos para compensar no es que no explote animales en absoluto, asique por sus omnívoras crías podría darles carne y pescado al menos dos veces por semana. Me siento criticona al leerme desde el otro lado, el de la madre vegetariana, pero no puedo no decir lo que pienso.

Bueno, ya puedo irme a la cama tranquila. Buenas noches!!

 

 

Y bien tranquila que me fui, ahora que lo leo otro día cualquiera. Asique para compensar dejo un artículo que acabo de leer sobre las ventajas y bondades del vegetarianismo en todas sus vertientes y a todas las edades:

http://www.haztevegetariano.com/p/527/ninos_vegetarianos_ninos_mas_sanos

El lunes tras un día maravilloso decidimos probar a ir al cine con Leo, su primera vez con 3 añitos. Elegimos Lorax, y fue una decisión muy acertada. Es de esas películas que despiertan conciencias, atacan al sistema y defienden la colectividad y la naturaleza.

Leo se portó de maravilla, calladito como en la biblioteca como le había pedido, metido de lleno en la peli avisando cada vez que aparecía un malo. Riendo, boquiabierto, contento, ilusionado, cantando. Acabó la peli y nos quedamos hasta el final de las letras bailando y cantando.

Os recomiendo y os encomiendo que veais esa peli con vuestros hijos, sobrinos, nietos, hermanos, mamis y papis. Con todo el que quiera compartir una peli preciosa, con ritmo, con ese espíritu de lucha antisistema que tanta falta hace ahora. Germinar esa semilla en cuantos os rodeen y no dejemos que nuestro mundo se marchite bajo la ley del capitalismo.

Os aseguro que no os arrepentireis, no es la típica peli ecologista, ni el típico salvemos los bosques. Es un grito de guerra contra el capitalismo y su supuesta legitimidad, su forma de destruir la vida y la libertad amparado en las leyes. Un impulso a tomar cartas en el asunto, en tu vida y en la de todos. Cambiemos el mundo juntos, semilla a semilla, codo con codo. Ninguna acción es inutil, lo inutil es no reaccionar.