Skip navigation

Tag Archives: Lisboa

Ya han pasado esos 3 meses en Lisboa, balance hiperpositivo.

Empezaré por los peros:

Allí no estaba Leo, nos veíamos casi todos los días por skype para contarnos algo o simplemente jugar a hacer caras en la webcam y decir:

-turuleta

-gallina

-gallina

-turuleta

Estuvo haciéndose pis a todas horas hasta que vino de visita a Lisboa que parece que le calmó suficiente como para no querer hacerse pis encima. Yo iba cada 2 fines de semana, mucho gasto pero compraba lo más valioso, estar con él. Cada visita era un disgusto porque siempre faltaba algo, algo de cuidado para él, esos detalles que sólo yo conozco y que por más que expliqué cómo lavar, suavizar, desenredar y secar el pelo del peque… llego a verle y su cabeza está llena de rastas. O todas esas manualidades que ocupaban nuestras tardes: rotus, pinceles, plastilina, recortar, hacer muñecos, ir a la biblioteca… sustituidas por dibus mientras juega.

La vuelta a Lisboa era demoledora, pero era lo que había elegido y Leo en casa estaba rodeado de amor y cariño aunque yo sea una pedorri y quiera que todo sea como me parece mejor.

Pero no penséis que estaba todo el día pegada al suelo deprimida, sólo tenía 3 meses que iban esfumándose entre mis dedos, así que los exprimí casi al máximo (quería escribir mucho y han sido 3 meses para 3 hojas, aprender y hacer ganchillo e hice 2 flores y un dedal, hacer punto y ni terminé lo que iba a ser un monedero…).

Los 5 primeros días los dedicamos a encontrar piso mientras estábamos en un albergue mu cuqui al final de una cuesta megaempinada, hubo de todo durante esos días (sobretodo desesperación y fiesta) pero encontramos una casa enorme en un barrio de buen ver a 1000€/mes para los 5 que íbamos juntxs. Las habitaciones eran diferentes, así que les dimos diferente precio y las sorteamos… me tocó el maravilloso ZULO ROYAL, el cuarto de la chacha para que me entendáis, más grande que mi cuarto de toda la vida y a 155€/mes con todo incluido… si, chollazo!!!!!! (vale, tuvo sus peros también, que no vienen al caso)

Las 2 primeras semanas tuvimos clases de portugués por las mañanas, luego empezaron las prácticas y madrugar de verdad, a las 7 al principio, luego a las 6:30… IM-PO-SI-BLE, no por la narcolepsia, ni por madrugar en si, por tener mucha vida social y pensar que puedo vivir sin siestas jeje pero en aquel mundo de fantasía, luz y color conseguí sobrevivir haciendo algún escaquéo.

Y siiiiii, mucha fiesta, alcohol con moderación (excepto la última semana que descubrimos un bar de chupitos ^^) y algo de sexo superficial*

Lo mejor, volví una gran familia repartida por toda españa, así que sólo por eso ha merecido mucho la pena vivir esta experiencia y cada una de las personitas que se han cruzado conmigo en el camino me ha aportado algo precioso.

 

 

*Superficial

(Del lat. superficiālis).

1. adj. Perteneciente o relativo a la superficie.

2. adj. Que está o se queda en ella.

3. adj. Aparente, sin solidez ni sustancia.

4. adj. Frívolo, sin fundamento.

5. Añado por que me da la gana, que en lo relativo concretamente al sexo produce el efecto hormonal deseado sin necesidad de mayor gasto de energía. VIVA LA OXITOCINA!!!!

Anuncios